En esta última semana se han presentado los ganadores del premio Nobel de Medicina, Química y Física, todos mostrando los avances en campos novedosos de la ciencia y la tecnología que nos han llevado desde la autofagia celular hasta nanocarreras. A continuación te presentamos las novedades en la entrega de este premio.

 

Premio Nobel de Medicina: Yoshinori Ohsumi, dilucidación de mecanismos de autofagia celular.  

Las células del cuerpo humano eliminan y reciclan sus residuos como suele hacerse en los hogares y en las ciudades: los empaquetan en pequeñas bolsas y los llevan a una planta de reciclaje. Por haber descubierto cómo funciona este mecanismo de limpieza celular, técnicamente llamado autofagia, al biólogo japonés Yoshinori Ohsum sido reconocido con el premio Nobel de Medicina 2016.

Comenzando en 1960 el campo de la autofagia era dilucidado entre la comunidad cientidica, pero fue hasta 1990, utilizando levadura que lograron identificar los genes esenciales que definían el proceso, fue entonces que se comenzaron a examinar los mecanismos.

Se demostró tras sus investigaciones, que el mal funcionamiento en los genes que marcan el mecanismo de autofagia se relacionaba con padecimientos como el mal de Parkinson, la diabetes tipo 2 y el cáncer.

Te adjunto un video explicativo: https://www.facebook.com/GreyMatterLab/?ref=aymt_homepage_panel

 

Premio Nobel de Física: David Thoukess, Duncan Haldane y Michael Kosterlitz, estados topológicos de la materia.

topologia-pretzel

Thomas Hans Hansson, miembro de la Academia de Ciencia Sueca, explica que es la topología con un pretzel al anunciar el Nobel de Física (Tt News Agency / Reuters).

Según el veredicto del jurado, han obtenido el galardón “por descubrimientos teóricos de transiciones de fase topológicas y estados topológicos de la materia”. Sus descubrimientos se han basado en materiales de dos dimensiones que, a bajas temperaturas, exhiben propiedades contraintuitiva, como lo son la superfluidez o superconductividad ..

En sus investigaciones, “han utilizado métodos matemáticos avanzados para estudiar fases, o estados, inusuales de la materia”, como los materiales superconductores o los superfluidos. Estas aportaciones teóricas han abierto la vía a trabajos experimentales para buscar “nuevos y exóticos estados de la materia” que pueden tener “futuras aplicaciones tanto en ciencia de materiales como en electrónica”, destaca la Academia de Ciencias Sueca.

 

Premio Nobel de Química: Jean-Pierre Sauvage, Fraser Stoddart y Bernard Feringa, producción de máquinas moleculares.

entrega-de-nobel-fisica-2016

Nobel de Química. Anuncio del premio en la Real Academia de las Ciencias de Suecia.

Los investigadores han desarrollado moléculas con movimientos que pueden ser controlados, que pueden llevar a cabo tareas con solo proporcionarles energía. El trabajos de los tres “demuestra cómo la miniatuzación de la tecnología puede conducir a una revolución”, según ha indicado la Academia en un comunicado. “Los galardonados con el Nobel de Química de 2016 han miniaturizado máquinas y han llevado la química a una nueva dimensión”.

Las aplicaciones son inumerables e inimaginables, según se ha señalado por Feringa en la ceremonia. “Me siento como los hermanos Wright cuando volaron por primera vez hace un siglo y la gente les preguntaba que para que se necesitaba una maquina voladora”, ha declarado el investigador de la universidad de Groninga. “Piensa en robots diminutos que los médicos, en el futuro, inyecten en tus venas ara que vayan a buscar células cancerosas” ha puesto como ejemplo.

Sauvage fue pionero en 1983, cuando enlazo dos moléculas con forma de anillo formando una cadena, denominada catenano. Normalmente las moléculas se unen con enlaces covalentes, pero en el cateno de Sauvage estaban entrelazadas mecánicamente. El segundo paso, continúa el comunicado oficial, lo dio Fraser Stoddart, profesor de la Universidad Northwestern (EE UU), en 1991, al desarrollar un rotaxano, una arquitectura molecular similar a un anillo atrapado en el interior de una mancuerna de gimnasio. Demostró que el anillo se podía mover por ese minúsculo eje molecular con topes. A partir del rotaxano, Soddart desarrolló «músculos moleculares» y «chips informáticos basados en moléculas», según destaca la Academia.

Por último, holandés Bernard Feringa, fue el primero que construyó un motor molecular. En 1999, logró una pala de rotor molecular que giraba continuamente en la misma dirección, cuando los científicos le proporcionaban luz ultravioleta.

«Utilizando motores moleculares, ha rotado cilindros de vidrio que son 10.000 veces más grandes que el motor y también ha diseñado un nanocoche», detalló la Academia. Este nanocoche, fabricado en 2011 por el equipo de Feringa, consiste en cuatro ruedas formadas por moléculas que giran, unidas a una especie de chasis molecular.

El campo de investigación reconocido con el Nobel está en plena expansión. El próximo 14 de octubre iba a comenzar la NanoCar Race, la primera carrera internacional en la que participan nanocoches diseñados por diferentes equipos científicos del mundo. La competición, que se iba a celebrar bajo un potente microscopio de Toulouse perteneciente al Consejo Nacional de Investigación Científica francés, se ha pospuesto por consenso para optimizar el aparato y las máquinas moleculares. El ímpetu en los competidores por el estimular el avance en esta rama de estudio con el apoyo de esta competencia luce muy bien para su desarrollo.

Aún faltan por presentarse premios, posponiéndose hasta la esta semana el premio Nobel de Literatura y Paz. ¿Qué tal te parecieron las investigaciones aclamadas? ¿Te sorprendieron? Bueno, pues como extra y último, te presentamos los NanoCar Race, por si todo lo anterior no te sorprendió:
nanocar-123

Mas información sobre la NanoCar Race aquí: http://nanocar-race.cnrs.fr/indexEnglish.php

 

Únete a la comunidad

Más de 13.870 personas se han unido a nuestra newsletter. Prometemos enviarte sólo cosas interesantes.

POLITICA_PRIVACIDAD

Gracias por suscribirte.

Share This