En la búsqueda por hacer un negocio rentable, pero también contribuir en hacer de nuestro entorno, surgen –más allá de los límites entre el sector público y el privado- un tipo de economía que apuesta por el bien común.

Se trata de la economía solidaria o social, la cual hace referencia a las cooperativas, ONG, e incluso a los emprendedores sociales, quienes intentan aportar grandes beneficios, por medio de sus proyectos, al sector educativo, de la salud, la tecnología, entre otros, ya que hoy día es posible constituir una empresa lucrativa que tenga vocación social.

Los valores que sustentan este tipo de economía tienden a beneficiar a las personas que se hallan en situaciones de vulnerabilidad, emprendiendo a partir de planes estratégicos de negocios que son distintos a los tradicionales.

A continuación, conocerás un poco más de qué trata este tipo de modelo y quiénes lo conforman.

¿En qué consiste la economía social?

Este tipo de economía engloba a empresas y organizaciones que tienen como prioridad el bien social y las personas, en contraposición al mero interés por el capital, los valores que predominan en este tipo de modelo son el interés por generar empleos, incrementar la igualdad de oportunidades, apoyo a las personas excluidas, entre otras.

La aprobación de la Ley 5/2011 de Economía Social, hizo factible el reconocimiento de este modelo social, lo cual ha contribuido para dar una mirada a este tipo de organizaciones y el trabajo que desarrollan a favor de la sociedad. El marco legal ha quedado completo con la ley del 9 de septiembre de 2015.

La economía social contempla cooperativas, empresas dedicadas a la inserción social, fundaciones, sociedades laborales, centros de empleo, mutualidades y fundaciones, por ejemplo, así como también aparece la figura del emprendedor social, o personas que se dedican a aportar soluciones a los distintos problemas que padece la sociedad.

La figura del emprendedor social

Actualmente, cada pequeño movimiento que alguien ejecuta en un lugar tiene repercusión en el otro lado del mundo y cada día es más evidente el número de personas que buscan generar cambios a nivel global. Estas personas son los emprendedores sociales, quienes tratan de innovar, y conducir a las sociedades para que tomen acciones distintas capaces de generar cambios positivos.

Este emprendedor aporta nuevas ideas para solucionar problemas que afectan a personas vulnerables, y su aprendizaje es continuo.

Pese a ser un visionario, también es una persona centrada y realista, cuyas ideas son capaces de proveer soluciones a nivel social, y son capaces de generar movimientos de otras personas en pro de dichos cambios.

Lo que más toma su atención es la misión que ha proyectado y que ahora forma parte de su vida. Está en la búsqueda de oportunidades y busca convertirse en un agente que promueve el cambio social. Sus actuaciones no están limitadas, pese a los recursos de los cuales pueda disponer, sino que sus prioridades son la responsabilidad que le caracteriza hacia a quienes sirve, y los resultados que desea obtener.

Incubadoras y aceleradoras para el emprendimiento social

Estas incubadoras y aceleradoras, además de apoyar en proporcionar espacios físicos, también colaboran para que los emprendedores inicien o den continuidad a sus proyectos, muchas veces por medio de financiamientos. Estas ofrecen networking, formación, intercambio de experiencias, entre otros.

Entre las incubadoras más destacadas se encuentra Ashoka, la cual apoya a más de 3.000 emprendedores sociales alrededor de 70 países, desde hace 30 años aproximadamente, entre ellos España. Esta incubadora brinda asesoría así como programas para apoyar a jóvenes, cuyas edades oscilan entre los 14 y los 22 años, con el propósito de ejecutar proyectos que estén enfocados a mejorar la sociedad.

Otras de las incubadoras más importantes son Social Nest, en Valencia, Ueia, enfocada en la tecnología, Hub Marid, IMPULSO, que nació hace poco, entre otras.

Entre las que apoyan el talento más joven se encuentra Yout Business Spain, Anima Ventures, Alma Natura, Sinnple, Ship2B, Alwa, entre otras.