Las semillas de girasol son los cuerpos fructíferos de la planta de girasol cuyo nombre científico es Helianthus annuus. Existen tres tipos de semilla de girasol de uso común: una se usa para el aceite y las otras dos tienen diferentes niveles de grasas monoinsaturadas, poliinsaturadas y saturadas. Según Nutrición Sin Más, estos son algunos alimentos buenos para el hígado.

Es aquí donde los beneficios potenciales de las semillas de girasol para la salud entran en juego. Las semillas comúnmente consumidas tienen rayas o pequeñas motas de color, en vez de tener una cáscara de color negro sólido. Estas semillas se utilizan a modo de snack en muchas partes del mundo.

Pueden ser consumidas en su forma completa de semilla o sin cascara, donde solo se aprovecha el grano: tanto la cascara como su interior poseen nutrientes diferentes. En algunos países, las semillas de girasol son incluidas en las preparaciones culinarias, pues aportan sabor y muchos nutrientes.

A continuación, te presentamos una lista de razones para comenzar a consumir semillas de girasol lo antes posible:

Te ayuda a perder peso

Aunque estas semillas son altas en calorías, también poseen una alta cantidad de fibra dietética, la cual puede ayudar a acelerar el proceso de la digestión y disminuir los niveles de colesterol. La fibra es excelente para ayudar al cuerpo sentirse lleno y evitar comer en exceso.

Contribuye en el cuidado del cabello

Si consumes estas semillas regularmente, puedes adquirir un mejor tono y textura de cabello. La vitamina E que contienen no solo es buena para la piel sino también para el cabello. Además de contener minerales y antioxidantes, contienen hierro, el cual contribuye en la circulación y conduce el flujo sanguíneo al cuero cabelludo, estimulando así el crecimiento de un cabello sano y fuerte.

Controla el colesterol

Los fitoesteroles tienen altas concentraciones en las semillas de girasol y los pistachos. Muchos estudios han comprobado que son un excelente compuesto para controlar el colesterol. Tan solo un puñado de estas semillas todos los días puede ayudarte a proteger tu corazón al disminuir el colesterol y la deposición de placa en las arterias y los vasos sanguíneos.

Equilibra los niveles hormonales

Las semillas de girasol son ricas en selenio, un mineral esencial para la desintoxicación del hígado, el cual ayuda en muchas otras funciones, como la regulación de las hormonas. Pueden ser consumidas durante la segunda etapa del ciclo menstrual de una mujer para ayudar a equilibrar las hormonas de estrógeno y progesterona.

Mejora la digestión

Las semillas de girasol contienen mucha fibra dietética. Cuando tienes deficiencia de fibra, pueden desarrollarse muchos problemas de salud como cáncer de colon, hemorroides y constipación.

Existen muchos problemas digestivos que ayudan a incrementar la toxicidad en los intestinos, por lo tanto se recomienda que los adultos consuman 30 gramos al día de estas semillas.

Previene el cáncer

Algunos estudios han relacionado el selenio con la prevención de la propagación y la aparición del cáncer. Este mineral actúa como un mineral poderoso en el cuerpo, pues puede disminuir el estrés oxidativo y neutralizar los radicales libres antes de que lleguen a causar demasiado daño.

Mejora el ánimo

El magnesio contenido en las semillas de girasol es un mineral relacionado con la mejora del estado de ánimo y el temperamento. Este es uno de los minerales presentes en concentración moderada en estas semillas. Si normalmente sufres de ansiedad o depresión, este puede ser el snack perfecto para ti.

Trata la hipertensión

El magnesio juega un papel clave en los canales de calcio del cuerpo, lo que puede tener un impacto importantísimo sobre el equilibrio de electrolitos y la presión arterial. Casi el 30% de lo que necesitas de magnesio diariamente, lo puedes conseguir con tan solo ¼ de taza de semillas de girasol.

Te ayuda a dormir 

En términos de mejorar el descanso, el magnesio puede ayudar considerablemente al cuerpo a convertir el triptófano en serotonina. Una hormona que puede ayudar a relajar el cuerpo y prepararlo para el sueño.

Como ves estas semillas no son solo para las aves, todos podemos consumirlas y gozar de sus beneficios. ¿Estás listo para comenzar a mejorar tu salud?