La clasificación y el orden de las cosas, producen estabilidad y certeza de las mismas, si se considera que la unión hace la fuerza, nos encontramos entonces con unas premisas muy elementales del universo conocido o por lo menos imaginado, pero ¿qué sucedería si este orden aparente resultase ser un caos inminente?, lo que aconteciera cuando una partícula de equis elemento,  se una a otra partícula del mismo elemento pero con carga diferente, en otras palabras, un electrón de carbono -se sobre entiende con carga negativa- se una a otro electrón de carbono solo que con carga positiva y, esa justa unión genere un caos, así como probablemente acaeció en el big bang, todo ello tiene nombre, estamos ante un ejemplo de materia y anti materia, me permito sustentar y mencionar la teoría de los que han estudiado esto, iniciamos con el físico británico Paul Dirac ( 1928 ) establece las bases de una simetría universal, orden de las partículas, comportamiento de la mecánica cuántica y, describiendo el comportamiento del electrón cuando viaja a velocidades cercanas a la luz, este postulado dio origen a la teoría relativista de Einstein, cuando relaciona energía y materia, en una ecuación cuadrática con dependencia a la velocidad de la luz, hasta este momento, pensaras que hablé al inicio de materia y anti materia, pero solo estoy sustentando la materia misma, entonces te hago una invitación para que subas en la nave de las matemáticas, precisamente leíste que la ecuación de Einstein es cuadrática con respecto a la velocidad de la luz y, es ahí en donde la anti materia aparece, ya que una ecuación cuadrática siempre tendrá la misma respuesta solo que una opción será positiva y la otra negativa, imagínate que  en esta nave, tengas un vaso con agua de materia pero tengas otro vaso con las mismas propiedades, formas y esencia, sólo que con diferente carga, figura también tener tu pareja de materia pero saber que tienes una segunda pareja, aunque sea la misma pareja sólo que con carga diferente.

Esta analogía en nuestro viaje está basada sobre los estudios del norteamericano Carlos David Anderson en 1932 cuando descubrió el positrón- llamada electrón positivo, por tener la misma carga positiva que un protón y la misma masa que un electrón- dicho todo esto, sería fantástico encontrarnos a nuestro símil universal de anti materia, y poner fin al dicho: nadie me entiende, ya que nuestro ser de anti materia si nos entendería, lastimosamente eso solo es posible en nuestras lindas y retorcidas cabezas, porque la realidad es diferente, puesto que debemos hacer memoria debido que al inicio, se dijo que la materia y anti materia no pueden coincidir en la misma dimensión tiempo-espacio, porque se anularían al instante,  remontémonos al inició de todo el big bang, de un choque materia-antimateria probablemente se creó todo, sin embargo no todo es tan sombrío, porque esta unión de anti materia y materia, libera energía a grandes cantidades, esto a pequeña escala puede ser útil para la construcción de máquinas espaciales y utilizar esta energía liberada para la propulsión de la nave y, así pudiésemos viajar a otras partes del universo, o para curar enfermedades como el cáncer, o producir energía a bajo costo y amigable con el medio ambiente, sólo por exponer algunos beneficios de este caos, palabras más, palabras menos, pero lo que ha de ser certero, es lo placentero de los beneficios para la humanidad y universo, fueron pues estos versos, el final de este viaje, que como siempre nos mostró un buen paisaje.

 

Suscríbete a nuestra newsletter

Prometemos enviar sólamente contenido relevante e interesante, nada de spam.

Política de privacidad

Gracias por suscribirte.

Share This