Ilustración de: Ernesto Santangelo Regalado

Hay drones en todas partes – volando sobre granjas y campos, asomándose a zonas de desastre, explorando asteroides en busca de recursos. Como? Que?? No, no es algo de ciencia ficción. NASA y otras agencias espaciales enviaran, pronto, drones a asteroides, cometas, y lunas de nuestro sistema solar.

Cuando futuros astronautas aterricen en estos lugares, necesitaran sistemas autónomos voladores (drones) que sean capaces de apoyar las actividades básicas de exploración y explotación de recursos (agua, combustible, metales preciosos, tierras raras). Estos equipos humano-robot se complementaran mutuamente e incrementaran la capacidad del equipo para ejecutar misiones.  Por ejemplo, permitirán acceder a zonas que son demasiado difíciles o peligrosas para humanos, manipular materiales peligrosos, e identificar, mapear, y muestrear recursos planetarios, in-situ.

Ilustración de: Ernesto Santangelo Regalado

En el contexto de varios proyectos internacionales que tratan de impulsar la minería espacial, Impossible Sensing (Estados Unidos) está trabajando en prototipos de drones que, en coordinación con astronautas, son capaces de estudiar el terreno, idéntica minerales de interés, y retornar muestras.  Estos sistemas pueden reducir los costes y riesgos de la exploración humana de asteroides, cometas, y lunas.

Al igual que la mayoría de innovaciones desarrolladas para la exploración espacial, esta nueva generación de drones tiene aplicaciones civiles.  Por primera vez, científicos y otros profesionales serán capaces de coordinar actividades de mapeo, teledetección, y muestreo usando drones.  Las capacidades únicas de estos drones aumenta el tipo y numero de misiones que se pueden llevar a cabo con drones comerciales.  Por ejemplo, al eliminar la necesidad de que un humano tome muestras del terreno, los nuevos drones pueden incrementar la eficiencia en exploración mineral, supervisión medioambiental, y agricultura de precisión.  Otros ejemplos incluyen monitorizar reactores nucleares para determinar niveles de radioactividad (desastre de Fukushima) y buscar explosivos enterrados en zonas de guerra.

Ilustración de: Ernesto Santangelo Regalado

Suscríbete a nuestra newsletter

Prometemos enviar sólamente contenido relevante e interesante, nada de spam.

Política de privacidad

Gracias por suscribirte.

Share This