No eres [email protected] Siento que leas estas palabras, pero es la verdad. Ni tu familia es perfecta, ni tu pareja, ni tu trabajo (eso creo que ya lo tenías bien claro), ni el arroz que te salió tan bueno el otro día… Nuestro mundo está lleno de defectos y nuestro hábitat natural es la aproximación. Ya se lo puedes decir con convicción a tu cuñado en la próxima comida: “mira, sabrás mucho de decantar vinos, pero nunca has tenido razón al 100%”. A no ser que sea matemático, ganarás una discusión con él por primera vez en tu vida.

Lo único perfecto que existe es el conocimiento matemático. Sí, como suena. Las Matemáticas, esa asignatura radical que recordarás como la más odiosa o la más querida, ese entorno de ecuaciones que no creías aplicar en tu imperfecta vida… son perfectas. Y no lo digo yo, ni lo dicen las estadísticas, esto lo dicen sus axiomas. Las Matemáticas se construyen desde unos axiomas, como la religión, pero en este caso son  unas premisas lógicas sensibles siempre a cambiarse. Desde esos primeros cimientos, hechos de axiomas (que son más duros que el cemento y más conductores que el grafeno), construimos un edificio infinito lleno de verdad.

No hay especulación posible, ese edificio no se caerá jamás, aunque el constructor muera o la empresa entre en concurso de acreedores, el conocimiento es sólido e inmutable a cualquier ley externa. Sólo hemos tenido que inventarnos unos axiomas. Si no te gustan, puedes inventarte otros y construir un edificio nuevo de verdades absolutas. Por ejemplo, si no te gustan que las rectas paralelas no se crucen nunca, te puedes inventar que las rectas paralelas se cruzan en el infinito y estarías en el edificio de la Geometría Proyectiva, o te puedes inventar que el orden sí altera al producto y te instalas en la urbanización del Álgebra no conmutativa. Todas las áreas en Matemáticas son verdades absolutas.

Nuestro mundo no es matemático. Hay matemáticas, sí, pero son aproximadas, ninguna ecuación se ajusta a algo de nuestro entorno al 100%. A muchos les cuesta ver la aplicación de estas verdades absolutas, pero que la economía no se rija por una ecuación de segundo grado no quiere decir que no se rija por ecuaciones matemáticas. Medir el mundo es difícil, más que aguantar a tu cuñado. En ello trabaja la Estadística, en medir cuánto se aproxima algo imperfecto a algo teórico. La Estadística es el puente entre nuestro mundo imperfecto y el edificio perfecto de un conocimiento matemático concreto.

Gracias a las Matemáticas y la Estadística sabrás si lo que haces está bien o está mal, pero nunca estará perfecto, eso es seguro, así que no me seas tan tiquis miquis.

Ilustraciones de: Juan Manuel Pedro 

Suscríbete a nuestra newsletter

Prometemos enviar sólamente contenido relevante e interesante, nada de spam.

Política de privacidad

Gracias por suscribirte.

Share This