¿Alguna vez te has preguntado qué ocurre con los satélites lanzados al espacio una vez finaliza su misión? ¿Qué ocurre cuando un satélite en órbita queda inutilizado?

¿Quizá estemos acumulando decenas de miles de objetos orbitando alrededor de la Tierra? La respuesta es sí y el problema se conoce como Basura Espacial o Space Debris.

La raíz del problema de la basura espacial

La basura espacial no solo es creada por satélites inoperativos, sino que también es producto de colisiones (entre satélites o con asteroides) o incluso de explosiones del propio vehículo.

Actualmente están catalogados más de 500.000 objetos orbitando la Tierra, principalmente concentrados en órbitas LEO (Low Earth Orbit) y GEO (Geostationary Earth Orbit), como se puede ver en la figura de abajo, ya que estas regiones son las de más alto interés científico y comercial.

Representación gráfica de la basura espacial (puntos blancos) situada en las órbitas LEO y GEO.

El problema reside en que el número de objetos orbitando la Tierra que re-entran en la atmósfera cada año es insignificante con respecto al número de objetos catalogados.

Si observamos las gráficas, el máximo número de objetos que han re-entrado a la atmósfera por año se dio en 1989 con algo más de 1000 objetos frente a 8000 catalogados en ese año.

Número de objetos catalogados por año desde el 1956 hasta el 2010.

Número de objetos catalogados por año que re-entran en la atmósfera desde el 1956 hasta el 2010.

 

Todo comenzó en los años 90 con el inicio de la carrera espacial. Desde entonces, el número de satélites puestos en órbitas terrestres ha aumentado exponencialmente, lo que sumado a una pobre organización en lo relativo a la conservación del entorno espacial en órbitas LEO y GEO, ha desencadenado la situación actual impactando negativamente en las misiones espaciales de hoy.

Impacto sobre las misiones espaciales

Las consecuencias de la acumulación de basura espacial derivan principalmente del coste que esta supone para los operadores, y abarca más de lo que pensamos.

Costes económicos

  • Thrusting: Coste resultante de que los motores tengan que proporcionar un empuje extra para evitar una colisión.
  • Retraso o aborto de la misión: Impacto económico si las operaciones de la misión tienen que ser suspendidas o abortadas por problemas de basura espacial.
  • Aseguramiento: Aumento del coste del seguro del satélite para una determinada misión debido a basura espacial.
  • Mitigación: Costes debidos a implementar acciones de mitigación por el hecho de producir basura espacial al final de la vida del satélite, como la descarga de la energía a bordo de los vehículos tras finalizar su vida útil (descarga de baterías, vaciado de tanques de combustible, etc).
  • Rastreo de la basura espacial: Coste de rastrear la basura espacial y evitar colisiones.
  • Análisis de riesgo: Coste en tiempo y esfuerzo de analizar una posible amenaza de colisión y tomar así la decisión más adecuada durante la misión.

Costes políticos

  • Riesgo de de-orbitar: Considera el riesgo de que la basura espacial que es de-orbitada no se desintegre durante la re-entrada en la atmósfera y alcance la Tierra, causando daños tanto ambientales como daños en zonas pobladas.
  • Pérdida de reputación: Impacto político y profesional si el satélite del operador daña a otro satélite.

Costes ambientales

Tiene en cuenta el hecho de la alta densidad de basura espacial existente.

 

Como puedes observar hay todo un mundo detrás de la basura espacial y sus impactos son verdaderamente grandes. Numerosos proyectos están en marcha para combatir el problema como el Clean Space de la ESA (European Space Agency), pero aún queda mucho por recorrer.

¿Qué pensarás ahora cada vez que mires al cielo o veas una estrella fugaz?

 

Referencias:

https://gereshes.com/2019/05/27/why-tracking-space-debris-is-so-hard/

Renderización de cálculos orbitales vía web a partir de un archivo TLE, por David M. Sierra Flores (2011).

Suscríbete a nuestra newsletter

Prometemos enviar sólamente contenido relevante e interesante, nada de spam.

Política de privacidad

Gracias por suscribirte.

Share This