+2

Principales propiedades y usos de las semillas de chia.
(Salvia Hispanica L.)

María Auria Jesús Fernández Benito


Resumen

Las semillas de chia (Salvia Hispanica L.), es una semilla anual y estival, originaria de México y Guatemala, su origen es de 3.500 años a.c. y fué la base de alimentación de los pueblos precolombinos que habitaban en estas zonas hasta la llegada los españoles a América. Las semillas de chia son herbáceas y forman parte de la familia Labiaceae, posee una altura de 1 a 5 metros con tallos ramificados, sus hojas son dentadas y verdes, y sus flores son de color violeta o blancas, como lo describen en su artículo Ada Rovati et al., 2012.
El fruto, que es de donde se sacan las semillas de chia es un esquizocarpo que tiene lóculos (cavidades) indehiscentes (que no se pueden abrir por sí solos), estas cavidades están compuestas por cuatro mericarpios (partes longitudinales que forman el fruto y son las semilla), llamados comúnmente como semilla de chia. Las semillas miden entre 1,5 – 2 mm de longitud, tienen forma ovalada y de textura suave. En cuanto al color, alrededor del 83% son de color gris jaspeado, pero también podemos encontrar algunas blancas o de color marrón.
Las semillas de chia es una semillas que tiene un alto valor nutricional, destacando principalmente su aporte de ácidos grasos poliinsaturados, fibra y proteínas. La presencia principalmente de ácidos grasos esenciales, como el omega-3, la hace una semilla digna de incorporar en la dieta humana, ya que hoy en día ha disminuido el consumo de omega-3 y de fibra en la alimentación, y ha aumentado el consumo de grasas trans y azúcar, lo que ha llevado al aumento de enfermedades crónicas a nivel mundial como describen Luisella Viviana Gómez y María E. Fátima Nader-Macias., diciembre 2012, en su artículo. El objetivo de este artículo es exponer las principales propiedades de las semillas de chia (Slavia Hispanica L.) y sus usos en la alimentación.

Propiedades de las semillas de chia (Salvia Hispánica L.)

A estas semillas, se le han atribuido propiedades metabólicamente protectora, debido a su composición nutricional. En primer lugar, su alto contenido de ácidos grasos esenciales (AGE), ácidos grasos linolénico (w-3) y linoleico (w-6) (el cuerpo no los puede producir por sí mismo, por lo tanto se deben incorporar mediante la dieta), el aporte de estos AGE nos ayuda a promover un transporte reverso del quilomicrón produciendo una disminución del colesterol total y una menor acumulación de grasas en la pared arterial (aterosclerosis), evitando así infartos al miocardio (infartos al corazón), todo lo anterior hace que la chia sea útil “en pacientes hipertensos, ya que contribuyen a bajar la presión sanguínea y reducen la concentración de triacilglicéridos (TG) en plasma, disminuyen el colesterol total y el VLDL-C (Very Low Density Lipoprotein Cholesterol)” (Paula Jiménez P. et. al., 2013).
Por otro lado, las semillas de chia tienen un alto contenido de fibra (al activarla dejándola reposar en agua), la fibra que contiene es de tipo soluble (mucílagos), esta retarda el aumento drástico de la insulina y hay una mejor absorción de glucosa en sangre, además de que reduce la absorción de colesterol, como describen Luisella Viviana Gómez y María E. Fátima Nader-Macias., 2012, en su artículo.
La chia tiene un alto contenido de proteínas y no contiene gluten, por lo tanto su consumo es apto para celíacos. Por último, la chia contiene antioxidantes como flavonoides, que ayudan a la conservación de las semillas y ayudan a prevenir la formación de radicales libres en nuestro organismo, como se describe en la publicación de J. A. Vázquez-Ovando,J. et al., 2010.

Semillas de chía

 

Principales usos de las semillas de chia

El uso principal de la chia es su adhesión en diferentes preparaciones como yogurt, batidos, productos de panadería o postres. Está semillas se puede utilizar en reemplazo del huevo para preparaciones de pastelería (útil para quienes son veganos). La chia también se puede encontrar en formato de aceite o como harina. El aceite se puede agregar en ensaladas u otras preparaciones culinarias, aportando un alto contenido de omega-3, el formato de chia en harina se puede usar en preparaciones de pan o masas, en reemplazo de harina común, siendo estos aptos para celíacos, ya que no posee gluten como de Paula Jiménez et al., 2013 y Luisella Viviana Gómez y María E. Fátima Nader-Macias, 2012 describen en sus publicaciones. Otro uso que se le da es evitar el estreñimiento, ya que su alto contenido de fibra soluble ayuda a aumentar la digestión.
Se recomienda activar las semillas en algún líquido (generalmente leche, yogurt o agua) antes de su consumo, para que así liberan el mucílago (fuente de fibra que presenta) y este pueda realizar más fácilmente sus funciones a nivel intestinal, controlando la absorción de colesterol y glucosa.
En cuanto a su uso medicinal, en diferentes estudios se ha visto que por su composición nutricional, mejora la salud de las arterias, reduce la inflamación, evita la formación de trombos y mejora las arritmias. (Dr. Rey Gutiérrez Tolentino et al., 2014). Los efectos terapéuticos a nivel de prevención de enfermedades crónicas gracias a sus efectos antiinflamatorio, hipocolesterolemiante, laxante, hipotensor, hipoglucemiante, antiagregante plaquetario, además de ser un alimento con aporte proteico importante, como lo describen en diferentes publicaciones de Dr. Rey Gutiérrez Tolentino et al., 2014, Paula Jiménez P. et. al., 2013 y Luisella Viviana Gómez y María E. Fátima Nader-Macias. diciembre 2012.

Conclusiones

Las semillas de chia tienen grandes beneficios para la salud humana, es por esto que se debería incorporar en nuestra alimentación habitual. Se ha visto que es una semilla beneficiosa para la prevención de enfermedades crónicas como dislipidemias, hipertensión y diabetes, debido a su composición nutricional, la que presenta ácidos grasos omega 3, alto contenido de fibra y proteínas. Su uso terapéutico es complementario a otros tratamientos, junto con un estilo de vida saludable, también se usa como una forma de prevención de enfermedades crónicas. La chia puede ser consumida en diferentes formatos y preparaciones, esta puede ser agregada en forma de semilla a yogurt, leche, pan o agua, mientras que también puede ser consumida en formato de aceite o harina. Para hacer más efectivos sus beneficios sobre nuestro organismo, es recomendable, dejar reposar las semillas en algún líquido para lograr su activación, una idea es prepararla como la receta adjunta, donde se libera el mucílago presente en la chia.

Receta: Chía pudding (6 porciones aprox.)

Tiempo de preparación: 5 minutos.
Tiempo de reposo: 2 horas mínimo

Ingredientes:

  • 1 taza de leche
  • 1/2 taza de chía
  • 1 cdta de vainilla

Preparación:

  1. Poner los ingredientes en un recipiente de vidrio con tapa (tipo pyrex).
  2. Revolver.
  3. Dejar reposar en el refrigerador 2 horas mínimo y recomendamos 12 horas.
  4. Servir en un recipiente junto con semillas de maravilla, arándanos y rodajas de plátano. (También puedes poner otros toppings como berries, frutos secos, etc.)

Tazón con semillas de chía, arándanos, ralladura de chocolate, pipas y platano

Foto por: Maria Auria Fernández Benito

Referencias:

Ada Rovati, Eugenia Escobar y Cynthia Prado. (2012). Particularidades de la semilla de chía (Salvia hispanica L.). REVISTA PERIÓDICA DE LA EEAOC, vol. 33 (3), Páginas 39 – 43.

Paula Jiménez P. Lilia Masson S. Vilma Quitral R.. (Santiago jun. 2013). Composición química de semillas de chía, linaza y rosa mosqueta y su aporte en ácidos grasos omega-3. Revista chilena de nutrición, vol.40 no.2, versión On-line ISSN 0717-7518.

Dr. Rey Gutiérrez Tolentino, MSc. Ma. Lourdes Ramírez Vega, Dr. Salvador Vega y León, Dr. Javier Fontecha, Dr. Luis Miguel Rodríguez, Dr. Arturo Escobar Medina. (Ciudad de la Habana jul.-set. 2014). Contenido de ácidos grasos en semillas de chía (Salvia hispanica L.) cultivadas en cuatro estados de México. Revista Cubana de Plantas Medicinales, vol.19 no.3, versión On-line ISSN 1028-4796.

J. A. Vázquez-Ovando,J. G. Rosado-Rubio,L. A. Chel-Guerrero &D. A. Betancur-Ancona. (08 Julio 2010). Procesamiento en seco de harina de chía (Salvia hispanica L.): caracterización química de fibra y proteína. CyTA Journal Food, Volumen 8, Páginas 117 – 120.

Luisella Viviana Gómez y María E. Fátima Nader-Macias. (DICIEMBRE 2012). Productos elaborados con semillas de chía y sésamo: composición química, aceptabilidad, satisfacción y conocimiento sobre sus propiedades nutricionales.

ACTUALIZACIÓN EN NUTRICIÓN , VOL. 13 Nro. 4 , Páginas 250 – 267.

Créditos

Post: María Auria Jesús Fernández Benito
Nutrición y Dietética, Universidad de los Andes
Heath coach, Institute of Integrative Nutrition
Busco ayudar a crear hábitos saludables en personas a través de una alimentación saludable complementada con deporte y diferentes ámbitos de su vida que puedan afectar sobre su tanto física como emocional.
Ilustraciones: Capitular Mario Herreros, semillas de chía Nadia Arrimadas, cocina Ángeles Silva
Receta: Fco. Javier Piña Martín
Bar Restaurante Sevilla C/ Campiña nº 20 (Entrevias)
Maquetación: Begoña López

+2

Únete a la comunidad

Más de 11.824 personas se han unido a nuestra newsletter. Prometemos enviarte sólo cosas interesantes.

POLITICA_PRIVACIDAD

Gracias por suscribirte.

Share This