Quimioterapia, es el tratamiento de enfermedades utilizando sustancias químicas. El primer producto químico utilizado para tratar enfermedades, fue la arsfenamina, un derivado del arsénico, utilizado  en 1909, para tratar la sífilis

Actualmente, la palabra quimioterapia se asocia, al tratamiento con fármacos, productos químicos, de los diversos tipos de cáncer.

Quimioterapia

(Imagem iStok)

Un poco de historia

En 1938, estaba muy próximo el inicio de la Segunda Guerra Mundial, los investigadores Louis Goodman y Alfred Gilman, de la Universidad de Yale, investigaban la creación de antídotos para un gas de guerra, el gas mostaza. Iniciaron la investigación, estudiando las historias clínicas de los soldados afectados por este gas, en la Primera Guerra Mundial. Encontraron qué en todos los casos, habían desaparecido, casi por completo, los glóbulos blancos. A partir de esta evidencia, pensaron qué si el gas mostaza destruía los glóbulos blancos, también podría destruir las células malignas del cáncer. Inyectaron un compuesto químico derivado del gas mostaza, denominado mustina, a un paciente con linfoma no hodgkin, consiguiendo la reducción casi total de  la masa tumoral del paciente. 

Esta, fue la primera vez que se utilizó un producto químico, quimioterapia, para tratar el cáncer. 

En 1948, se realizó otro gran avance en el desarrollo de quimioterapia. Sidney Farber, patólogo de Harvard, estudiaba los efectos del ácido fólico en pacientes con leucemia. Administró aminopterina y posteriormente amethopterina, denominado hoy metotrexato, a niños con leucemia linfoblástica aguda, observando mejorías importantes. Este descubrimiento, demostró que los anti-metabolitos, podían evitar la proliferación de células malignas, y restablecer el funcionamiento normal de la médula ósea.

En 1960, Barnett Rosenberg, de la Michigan State University. observó que el electrodo de platino que estaba utilizando para otro experimento, inhibía la división bacteriana, por lo que supuso que también podría inhibir la división celular. Estudió el efecto de varios compuestos del platino, descubriendo que el  cis-platino, un complejo químico, descubierto por Alfred Werner en 1893, cuyo átomo central es platino, es muy eficaz en el tratamiento del cáncer testicular. Posteriormente, se han desarrollado varios derivados del cis-platino, el carboplatino y oxaliplatino, que tienen mayor potencia antitumoral y son menos nefrotóxicos.

En 1965, James Holland, Emil Freireich, y Emil Frei, propusieron una quimioterapia basada en la combinación de fármacos, de distinto mecanismo de acción, siguiendo la misma metodología utilizada en la terapia con antibióticos, para combatir la tuberculosis. Esta terapia, resultó ser tan exitosa qué en la actualidad, todos los programas de quimioterapia, se componen de varios fármacos administrados simultáneamente.

Mecanismo de acción de la quimioterapia

El proceso de división de las células sanas, está regulado por unos mecanismos que indican a la célula cuándo debe dividirse. Los tumores malignos están formados por células, que se multiplican sin control, llegando a invadir otros órganos próximos al tumor o incluso alejados de él, lo que se denomina metástasis. La quimioterapia, actúa en la fase de división de las células tumorales, impidiendo su multiplicación y si es posible destruyéndolas, si tiene éxito se consigue la disminución del tamaño o incluso la desaparición del tumor maligno.

El mayor inconveniente de los fármacos utilizados en quimioterapia, es que actúan frente a todas las células del organismo, sin poder diferenciar las células malignas de las sanas. Las células sanas que con más frecuencia son dañadas, son las células de la médula ósea, del sistema digestivo y del folículo piloso. Lo que da lugar a que los efectos secundarios más frecuentes de la quimioterapia, sean: inmunosupresión, cansancio, alopecia, inflamación de la superficie mucosa de la boca, garganta y esófago.

Afortunadamente, estos desagradables, efectos secundaros desaparecen una vez finalizado el tratamiento.  

El objetivo de los nuevos fármacos utilizados en la quimioterapia actual, es actuar únicamente contra las proteínas anormales de las células cancerosas. A esto se denomina terapia dirigida y con esto se consigue evitar el daño en células sanas y por tanto evitar o mitigar los efectos secundarios.

Tipos de fármacos antitumorales

Los fármacos empleados en quimioterapia, se pueden clasificar en los siguientes grupos, según su mecanismo de acción: 

Agentes alquilantes

Su mecanismo de acción, consiste en incorporar grupos alquilo en el  ADN celular, para evitar la duplicación celular. Estos compuestos químicos, ejercen su acción en todas las fases del ciclo celular y se usan para tratar muchos tipos de cáncer. Ejemplos: clorambucilmelfalán.

Quimioterapia

Estructura del ADN y los nucleótidos que lo constituyen (imagen YoEstudio)

 

Antimetabolitos 

Son análogos de moléculas que están en el organismo, Su modo de acción es interferir con el ADN y el ARN sustituyendo elementos fundamentales para formar estas moléculas, como consecuencia ADN no puede replicarse, hacer copias de sí mismo, y la célula no puede reproducirse. Se usan para tratar leucemias, cánceres de seno, de ovarios y del tracto intestinal. Ejemplos: análogo del ácido fólicometotrexato. Análogo de la purina6-mercaptopurina. Análogo de la pirimidina5-fluorouracilo

Compuestos derivados del platino

Estos productos químicos, se intercalan entre las dos cadenas del ADN, lo que impide la replicación correcta y también altera la síntesis del ARN, inhibiendo la proliferación celular. Hoy día existe toda una gama fármacos derivados del platino, todos ellos con gran capacidad antitumoral. Ejemplos: oxalplatino, nedaplatino, loboplatino, heptaplatino, satraplatino y picoplatino.

Antibióticos antitumorales

Son distintos a los antibióticos utilizados para tratar infecciones. Ejercen su acción modificando el ADN de las células cancerosas para impedir que crezcan y se multipliquen. Ejemplo: Antraciclinas

 

Inhibidores de la topoisomerasa

Quimioterapia

Estructura espacial de la topoisomerasa I humana (imagen ChemEvol)

Son fármacos que bloquean las topoisomerasas, que son enzimas que rompen y vuelven a unir las hebras de ADN que las células necesitan para multiplicarse y crecer, las rupturas en el ADN, obligan a las células a entrar en el ciclo de muerte celular programada (apoptosis). Se utilizan. para tratar cáncer de seno, de pulmón, mielomas, linfomas y leucemias. Estos compuestos, en su mayoría, son alcaloides de origen vegetal. Ejemplos: vinblastina, vincristina, homoarringtonina, camptotecina.

Corticoesteroides

Los corticosteroides, o esteroides, son fármacos similares a las hormonas, son muy útiles en el tratamiento de muchas enfermedades y también se utilizan en quimioterapia. En algunos casos, se usan para evitar las náuseas y los vómitos causados por la quimioterapia. Ejemplos: prednisona, metilprednisolona y dexametasona.

 

Compuestos más utilizados en quimioterapia

Describimos, algunos de los compuestos más empleados en quimioterapia y su aplicación más frecuente:

Aldesleukina. Para el tratamiento del carcinoma metastásico de células renales.

Bexaroteno. Para el tratamiento de linfomas cutáneos, como la micosis fungoide.

Bleomicina. Para el tratamiento de linfoma de Hodgkin.

Capecitabina. Para el tratamiento de cáncer de colon y cáncer de mama.

Carboplatino. Para el tratamiento de carcinoma de ovario, pulmonar, epidermoide de cabeza y cuello y tratamiento neoadyuvante de carcinoma de vejiga.

Cis-platino. Para el tratamiento del carcinoma metastásico testicular, de ovario y avanzado de vejiga, así como el carcinoma refractario de células escamosas de cabeza y cuello.

Oxaliplatino. Para el tratamiento de primera línea del cáncer colorrectal metastásico, asociado a 5-fluorouracilo y leucovorina, y para el tratamiento complementario del cáncer de colon en estadio III. Asimismo, se integra dentro del esquema folfirinox para el cáncer pancreático.

Docetaxel. Para el tratamiento del cáncer de mama avanzado, cáncer de pulmón no microcítico, cáncer de próstata metastásico, cáncer gástrico y cáncer de cabeza y cuello. Su nombre comercial es Taxotere.

Doxorrubicina. Antibiótico antitumoral, su nombre comercial es Adriblastina.

Epirrubicina. Es un antibiótico citostático del grupo de las antraciclinas.

Fludarabina fosfato. Para el tratamiento de pacientes con leucemia linfocítica crónica.

Gemzar. Nombre comercial de la gemcitabina, que se utiliza en el tratamiento del cáncer pancreático.

Irinotecan. Indicado para el tratamiento de cáncer colorrectal avanzado.

Metotrexato. Se utiliza en la quimioterapia antineoplásica y también para el tratamiento de artritis reumatoide, psoriasis, poliomielitis, sarcoidosis y artritis reactiva.

Mitoxantrona. Para el tratamiento del carcinoma de mama metastásico y linfoma no Hodgkin.                  

Paclitaxel. Para el tratamiento de ciertas enfermedades de ovario, mama y pulmón. Actualmente se utiliza en combinación con nanopartículas de albúmina y gemcitabina y se comercializa con el nombre de Abraxane.

Rituximab. Para el tratamiento del linfoma de Hodgkin.

Nuevos tratamientos.

Algunas de las más prometedoras líneas de investigación, en las que más se está trabajando actualmente, son las siguientes:

Terapia dirigida

Estas terapias, consisten en la búsqueda de sustancias específicas llamadas proteínas o receptores que se encuentran en las células cancerosas, sobre las que actúa el fármaco única y directamente, por lo que las células no cancerosas no son afectadas por la quimioterapia y se minimizan los efectos secundarios no deseados. Los medicamentos de terapia dirigida se pueden utilizar como parte del tratamiento principal de un cáncer o después del tratamiento, para evitar su reactivación.

Inmunoterapia

La inmunoterapia es un tipo de tratamiento que utiliza medicamentos para reforzar o alterar el sistema inmunitario de los enfermos. Estos fármacos se utilizan en el tratamiento de varios tipos de cáncer y su objetivo es activar el sistema inmunitario del enfermo, para que reconozca y ataque las células cancerosas.

Anticuerpos monoclonales

Otra línea de investigación muy avanzada, es la terapia basada en anticuerpos monoclonales. Los anticuerpos monoclonales, son proteínas inmunes que pueden ser seleccionadas para conectarse a casi cualquier objetivo celular. Los importantes avances en la  investigación en este campo, han permitido la creación de una nueva familia de anticuerpos monoclonales altamente efectivos, entre los que se encuentra el Rituximab, utilizado con eficacia en el  tratamiento linfomas,

Terapia hormonal

Los fármacos utilizados en este tipo de terapia, actúan evitando que el organismo del paciente produzca las hormonas imprescindibles para el crecimiento de las células cancerosas. Este tratamiento resulta muy útil, en algunos tipos de cánceres de seno, próstata y endometrio, que normalmente crecen en respuesta a las hormonas sexuales naturales del organismo. 

Un futuro esperanzador 

La continua e intensa labor de investigación que se está realizando desde muy diferentes frentes, en la lucha contra el cáncer, hace prever que las posibilidades de curación de los enfermos de cáncer sean cada vez más altas y con mejor calidad de vida, durante el periodo de tratamiento. 

Quiero dedicar este artículo a mi amigo Eduardo, que en las fechas en que escribo este artículo está siendo tratado con quimioterapia.

Alfredo Negro Albañil. Doctor en Química. Profesor e investigador, durante más de 35 años en las Facultades de Veterinaria y Biología de la Universidad de León. Actualmente está jubilado y dedica parte de su tiempo a la divulgación científica, impartiendo conferencias y publicando artículos en prensa, blogs y otros medios.

Únete a la comunidad

Más de 12.670 personas se han unido a nuestra newsletter. Prometemos enviarte sólo cosas interesantes.

POLITICA_PRIVACIDAD

Gracias por suscribirte.

Share This