En nuestros días se habla mucho de los antioxidantes y de los beneficios de los mismos. Se recomiendan para mantener un buen estado de salud e inclusive para evitar enfermedades. En general, los antioxidantes se recomiendan para enfermedades que generan inflamación como sería para el COVID-19. En este artículo trataremos de manera breve lo que son los antioxidantes, para que sirven y dónde se encuentran.

 

Los antioxidantes se pueden definir como cualquier sustancia de origen natural o sintético que a bajas concentraciones, comparado con la sustancia que se puede oxidar, disminuye o previene de manera significativa la oxidación de esa sustancia. Los antioxidantes son de varios tipos:

 

  1. Los que remueven a los radicales libres y a otras especies reactivas de oxígeno y son enzimas (un tipo de proteínas).
  2. Proteínas que disminuyen la disponibilidad de sustancias que favorecen la oxidación como serían algunos metales como el hierro. Un ejemplo de éstas sería la ferritina que almacena el hierro.
  3. Proteínas que protegen a los lípidos, proteínas o carbohidratos del estrés oxidante o de sus efectos. Un ejemplo serían aquellas que protegen contra el calor que reciben el nombre de proteínas de choque térmico.
  4. Sustancias de bajo peso molecular (es decir de tamaño y peso pequeño) que “atrapan” directamente a los radicales libres. Un ejemplo serían las vitaminas.

Como vimos en un artículo anterior, las especies reactivas de oxígeno o ERO son generadas en nuestro cuerpo y es por eso que necesitamos de un sistema antioxidante como mecanismo de defensa. En términos clínicos se agrupan como antioxidantes de bajo peso molecular y de alto peso molecular (que a diferencia de las de bajo peso molecular son de mayor tamaño y peso). Los antioxidantes de alto peso molecular son las que se conocen como “enzimas antioxidantes”. Los nombres de algunas de las principales enzimas antioxidantes son: superóxido dismutasa, catalasa, glutatión peroxidasa y glutatión reductasa. Los antioxidantes de bajo peso molecular son vitaminas como la vitamina C, la vitamina E y la vitamina A o minerales como el selenio o el zinc o compuestos químicos que se encuentran de manera natural dentro de las plantas, vegetales o frutas como la quercetina, el resveratrol y los carotenos.

Los antioxidantes se encuentran de manera natural como mencionamos y algunas de sus fuentes son por ejemplo:

Flavonoides: en frutas coloridas como el arándano, las ciruelas, las manzanas, las naranjas, las fresas y las espinacas

Quercetina: vino tinto, cebolla, te verde, manzanas, arándanos, fresas

Kaempferol: te verde, brócoli, toronja, uva, coles de bruselas, manzanas

Resveratrol: uva, moras, arándanos, frambuesas, cacahuates

Epigalocatequina: pescado azul, zanahorias, té verde

Como se ve, la lista de alimentos con antioxidantes es amplia y la mayoría de las frutas y verduras los contienen. Así que: ¡a consumirlas! Por tu salud y la de los tuyos.

 

 

 

 

 

 

Únete a la comunidad

Más de 14.212 personas se han unido a nuestra newsletter. Prometemos enviarte sólo cosas interesantes.

POLITICA_PRIVACIDAD

Gracias por suscribirte.

Share This