Índice

  • ¿Por qué se actualizaron las guías alimentarias en México?
  • Objetivo y recomendaciones de las Nuevas Guías Alimentarias
  • ¿Pueden las nuevas guías alimentarias abordar los problemas de salud actuales?
  • Conclusiones
  • Referencias 

La alimentación desempeña un papel fundamental en nuestra salud y bienestar. Los alimentos que consumimos no solo nos proveen de energía, sino también pueden influir en el desarrollo de enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes y enfermedades cardiovasculares. Por lo tanto, es crucial contar con guías alimentarias actualizadas y respaldadas por la evidencia científica para orientar nuestras elecciones y promover una alimentación saludable.

¿Por qué se actualizaron las guías alimentarias en México?

En el 2015, el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) desarrolló las Guías Alimentarias y de Actividad Física para la población mexicana, las cuales tenían como objetivos prevenir la mala nutrición, promover una alimentación saludable, preservar la cultura alimentaria de México, considerar la sustentabilidad en la producción de alimentos y promover la actividad física en la vida diaria. Sin embargo, estas guías no abordaban el enfoque en los sistemas alimentarios, el impacto ambiental de los alimentos ni la capacidad de la población para adquirirlos.

En respuesta a esta necesidad, el 20 de mayo de 2023 se publicaron las nuevas Guías Alimentarias para toda la población de México. Estas guías se basan en el concepto de dietas saludables y sostenibles, que se refiere a una alimentación que nos permite gozar de salud y bienestar, que es accesible física y económicamente, segura y acorde a la cultura y tradiciones mexicanas, con un bajo impacto ambiental.

La actualización de las Guías Alimentarias se llevó a cabo con la participación de un Comité de expertos nacionales e internacionales de diversas disciplinas, así como un Comité multisectorial nacional conformado por sectores del gobierno, organismos internacionales, la academia y la sociedad civil, liderados por el INSP y la Secretaría de Salud (SSA) (1). Esta actualización representa un paso significativo hacia la promoción de hábitos alimentarios más saludables que contribuyan a la nutrición, la seguridad alimentaria y la salud de las generaciones presentes y futuras, así como a la disminución del impacto ambiental.

Objetivo y recomendaciones de las Nuevas Guías Alimentarias

Las nuevas Guías Alimentarias tienen como objetivo principal ser una herramienta nutricional moderna que contribuya a disminuir el riesgo de la mala nutrición y enfermedades crónicas, preservar nuestra cultura alimentaria mexicana y proteger nuestros recursos naturales y el medio ambiente. Entre las principales aportaciones se encuentra la inclusión de la perspectiva de género, que considera las diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a sus requerimientos nutricionales y las barreras que enfrentan los diferentes sectores sociales para acceder a alimentos saludables. También se promueve el consumo de alimentos locales y de temporada, fomentando la diversidad alimentaria y la agricultura sustentable. Sin más preámbulo, vamos a las 10 recomendaciones:Imagen 1. Las 10 recomendaciones diarias de las Nuevas Guías Alimentarias de México. Ilustración elaborada por Roma Martínez. 

Dentro de las nuevas guías alimentarias, encontramos la actualización del plato del bien comer, en el centro de este plato, se destaca la recomendación de consumir agua simple. En la parte superior e inferior, se presentan las indicaciones de «frutas y verduras de temporada», «producción local» y «evitar productos con sellos». Con el lanzamiento de las Nuevas Guías Alimentarias por parte de la Secretaría de Salud, se busca modificar la NOM-043-SSA2-2012, la cual se refiere a la promoción y educación para la salud en materia alimentaria, además, se planea realizar una regionalización de las guías para las zonas Norte, Centro y Sur del país.
Imagen 2. El Plato del Bien Comer Saludable y Sostenible. Ilustración elaborada por Roma Martínez. 

¿Pueden las nuevas guías alimentarias abordar los problemas de salud actuales?

A pesar de que las nuevas guías alimentarias tienen en cuenta el enfoque de género y la igualdad de derechos, especialmente para grupos vulnerables, así como el impacto ambiental, la asequibilidad, los patrones de consumo de la población, las influencias socioculturales y la pertenencia cultural en la alimentación, la actividad física y las adaptaciones para niñas, niños y mujeres embarazadas, además de las recomendaciones sobre el consumo responsable de alcohol, no son suficientes para contrarrestar los problemas de salud actuales.

Curiosamente, aunque se propone un trabajo intersectorial, en la práctica, la mayor parte de la responsabilidad recae únicamente en el sector salud y en pocas ocasiones se vincula explícitamente con otras políticas o programas. Según Maggiolo et al. (2021), las autoridades suelen delegar la construcción de las guías a comités de expertos, quienes desarrollan propuestas basadas en evidencia científica, pero desvinculadas del enfoque político, la gestión pública y el contexto sociocultural. Resultará interesante conocer cómo se planea difundir, divulgar y aplicar esta herramienta en los diferentes sectores sociales, así como medir su impacto a corto, mediano y largo plazo en relación a los problemas de salud derivados de una mala alimentación y nutrición.

Conclusiones

La implementación de estas guías requiere un esfuerzo conjunto que involucre a los individuos, las familias, la industria alimentaria, los profesionales de la salud y las autoridades. Es necesario crear entornos que fomenten y faciliten la adopción de hábitos alimentarios saludables, promoviendo la disponibilidad de alimentos frescos y nutritivos, y brindando educación y acceso equitativo a la información nutricional.

Sería conveniente contar con al menos dos tipos de documentos: uno dirigido a los equipos de salud y educación, que explique la metodología de construcción y el modelo de aplicación, y otro dirigido a la población general, que presente las recomendaciones de manera clara, con imágenes y material educativo acompañado de información relevante. Existe un desafío evidente en valorar si las dimensiones propuestas permitirán una mejor implementación de las Guías Alimentarias y en determinar los mejores indicadores de monitoreo y evaluación de esta herramienta como parte de una política pública.

En conclusión, las nuevas Guías Alimentarias en México representan un paso significativo hacia una alimentación saludable y equilibrada. Estas guías, basadas en la evidencia científica más actualizada nos proporcionan recomendaciones claras y prácticas para orientar nuestras elecciones alimentarias. Adoptar una alimentación basada en estas guías puede contribuir a mejorar nuestra salud, prevenir enfermedades crónicas y promover un estilo de vida más saludable en México. Es hora de tomar acción y utilizar estas guías como una valiosa herramienta en nuestro camino hacia una vida más saludable.

Referencias

  1. SSA, INSP, GISAMAC, UNICEF. (2023).Guías alimentarias saludables y sostenibles para la población mexicana 2023. México.
  2. Maggiolo, C.F., Contreras, I.P., Osiac, L.R., Hirsch, P.H., Guzmán, A.O. (2021). Comparación de las Guías Alimentarias en nueve países de las Américas. Archivos Latinoamericanos de Nutrición, 71 (2): 149-160. 10.37527/2021.71.2.007

Únete a la comunidad

Más de 16.000 personas se han unido a nuestra newsletter. Prometemos enviarte sólo cosas interesantes.

Gracias por suscribirte.

Share This