El rol del docente en el siglo XXI ha experimentado una serie de cambios significativos debido a la rápida evolución de la sociedad, la tecnología y la educación; hoy en día los docentes se han convertido en agentes resilientes que contribuyen en el aspecto pedagógico, psicosocial, psicoemocional e integral de la sociedad (Ponce & Barcia, 2020) proporcionando un entorno educativo equitativo y accesible para todos los estudiantes.

Pese que al leer la palabra docente se asimila con el proceso de adquisición de conocimientos, es importante tener en consideración que el maestro es aquella persona que guía al aprendiz a desarrollar habilidades para la vida (Pérez de Cabrera, 2023); es decir, cultivar de manera integral competencias que se pueden adquirir a través de estrategias pedagógicas, con el objetivo de fomentar un aprendizaje autónomo en los niños, niñas, jóvenes y adolescentes.

Ser docente del siglo XXI tiene un rol importante, en vista que son personas con una serie de habilidades que les permite afrontar los cambios bruscos del mundo actual, enfrentarse a varias modalidades de estudio, situaciones de emergencia, gestión de aprendizajes ante la diversidad estudiantil y sobre todo velar por garantizar el derecho a la educación; sin embargo ¿Realmente contribuimos como sociedad al rol del docente?

La pregunta es sumamente importante, en vista que la contribución de la sociedad al rol del docente es esencial para construir sistemas educativos fuertes y sostenibles (Rodríguez, 2020) , teniendo en consideración que el profesor no es el único que cumplen un rol ante la sociedad, es decir, que es imprescindible tener en cuenta el rol del padre y el rol del estudiante, para que por medio de esta trilogía se genere un proceso de enseñanza aprendizaje significativo; por otro lado el apoyo sólido y continuo desde diferentes fuentes puede mejorar significativamente la calidad de la educación, si bien es cierto los maestros son agentes de cambio ante las necesidades pedagógicas, por ende, valorar la importancia del trabajo del educador es sumamente válido a través de la participación de los padres, la generación de recursos, capacitaciones continuas e inclusive el reconocimiento del desempeño profesional.

Sin lugar a duda, el educador de hoy en día busca crear un espacio seguro en la escuela, permitiendo al estudiante ser el protagonista de su educación; por lo tanto, es indispensable valorar a aquel profesional multifacético que con el pasar de los años se enfrenta a épocas nuevas, preparándose día a día para proporcionar clases amenas, brindando su apoyo, atendiendo la diversidad de personalidades y sembrando en cada uno de los individuos habilidades que les permita afrontarse a una serie de circunstancias que les proporcionara la vida.

Referencias

Pérez de Cabrera, L. B. (2023). El rol del docente en el aprendizaje autónomo: la perspectiva del estudiante y la relación con su rendimiento académico. Diá-Logos, 11. https://doi.org/10.5377/dialogos.v1i11.15588

Ponce-Solórzano, M., & Barcia-Briones, M. (2020). El rol del docente en la educación inclusiva. Revista Científica Dominio de Las Ciencias, 6(2).

Rodríguez, M. (2020). Rol del docente y estudiante en la educación virtual. Revista Multi-Ensayos, 6(2).

 

 

 

 

Únete a la comunidad

Más de 16.000 personas se han unido a nuestra newsletter. Prometemos enviarte sólo cosas interesantes.

Gracias por suscribirte.

Share This